VIDEOS: Costumbres invernales de los alces

Enviado por Looduskalender el Dom, 19/02/2017 - 00:38
Autorid

Grabaron los videos: Ahto Täpsi Kalle Pihelgas

Traducción: Adolfo

En el video observamos que un rebaño de alces se aleja al detectar la presencia humana. El macho más joven todavía lleva cornamenta aunque normalmente los machos de alce no llevan cornamenta en febrero.

Cuerpo

 

Alce europeo       Alces alces

¿Qué animales cazaban nuestros ancestros? Restos óseos con una antigüedad de nueve mil años certifican que los humanos consumían carne de alce y de castor.

Los alces, con su enorme cabeza, una gran nariz ganchuda con gran flujo de sangre para calentar el aire antes de que llegue a sus pulmones y larga barba, son los mamíferos de mayor tamaño de nuestra fauna.

Los alces se desplazan y reúnen de manera diferente en verano que en invierno ya que las áreas donde obtienen el alimento no son idénticas a lo largo del año.

Poderoso animal, este representante de nuestra prístina naturaleza, no pasa hambre ya que en la época invernal, en febrero y marzo, su actividad para conseguir alimentos se reduce al mínimo. Se mueve por las rutas donde encuentren sabrosos sauces o brotes de las ramas de los pinos. Cuando ya tienen el estómago lleno se desplazan a un lugar más tranquilo, donde  se acuestan para descansar y  rumiar. Los alces no excavan para hacerse un encame sino que se tumban directamente sobre la nieve – a lo largo de un jornada deja una decena de lugares donde se puede ver la nieve tintada de amarillo del pelaje. En invierno los podemos encontrar tanto en pequeños rebaños como ejemplares que actúan en solitario.

Podremos ver huellas de alce la próxima vez, cuando consigamos buen material gráfico.

Un solitario alce después del mediodía, al borde del bosque

Etiquetas