VIDEO: marcas de actividad de castores

Enviado por Looduskalender el Mar, 14/03/2017 - 23:39
Autorid

Grabó el video Ahto Täpsi

Foto Arne Ader

Traducción: Adolfo

Marcas dejadas por castores y castor en acción, en Piilses, comarca de  Virumaa

Cuerpo

Castor         Castor fiber

A finales del verano, los castores se vuelven más activos. Y tienen sus motivos: las reservas alimenticias acumuladas para la época invernal empiezan a terminarse y ahora comienza el periodo de reproducción.

En las orillas de las aguas interiores podemos observar huellas frescas sobre la nieve o marcas de actividad de estos animales nocturnos y  crepusculares: recogida de ramas, marcaje del territorio. A veces, incluso podemos ver, al principio de la primavera, algún ejemplar a plena luz del día.

Las huellas de las patas traseras de nuestro roedor más grandes son grandes, de más de quince centímetros de longitud y hasta diez de anchura, gracias a la membrana natatoria que poseen entre los dedos. Las patas delanteras no poseen esa membrana, los dedos están extendidos, dotados de fuertes uñas, y dejan unas huellas de unos cinco centímetros de anchura. Poseen una cola ancha y plana, con la que deja al desplazarse una nítida marca, la cual borra en parte las huellas de las patas.

Antes de que la primavera traiga "comida fresca" - pequeños brotes tiernos de las plantas acuáticas- estos animales herbívoros deben obtener su alimento de los restos de ramas de sauce, fresno, abedul y cerezo aliso.

Los castores adultos viven en grupos familiares sedentarios en un territorio alrededor del nido. Son monógamos y con la pareja viven sus descendientes de los dos últimos veranos. Trabajan en grupo en las construcciones acuáticas, en la búsqueda y recogida de alimento y en la defensa de su territorio ante individuos de su propia especie. Una familia auténtica, donde los animales jóvenes aprenden las buenas costumbres de los castores.

El periodo de celo empieza a finales de febrero y dura hasta finales de marzo y la gestación es de  tres meses y medio. Pronto los jóvenes nacidos hace dos años serán expulsados del nido:  deben empezar una vida independiente y encontrar, gracias a lo aprendido, el lugar adecuado para vivir, pareja y fundar una nueva colonia de castores. 

En las orillas con poca pendiente de las masas de aguas podemos encontrar los nidos  de castores, en forma cónica. Alguno de ellos alcanzan más de dos metros de altura. En las orillas más elevadas, excavan las madrigueras en los bancos del río, pero siempre la entrada es bajo el agua.

Los nidos de los castores son relativamente espaciosos, dotados de piscina, sala de estar, comedor y dormitorio. Son grandes constructores que disfrutan de amplias superficies para vivir.

Los ejemplares adultos pueden llegar a pesar más de treinta kilógramos, los jóvenes ejemplares del pasado año alcanzan la mitad de ese peso. La longitud del cuerpo de los adultos es de un metro, mientras que los jóvenes son veinte centímetros más pequeños.

La cola alcanza los cincuenta centímetros en los individuos adultos y en los jóvenes unos veinticinco centímetros.

En esta época, en la que los castores se mueven más, son objeto de caza por parte de los lobos y de los linces.

Kobras jääpangal. Soomaa

Castor sobre la superficie helada del rio, en Soomaa

Etiquetas