La semana en el bosque. Vencejos en los cielos

Enviado por Looduskalender el Sáb, 27/05/2017 - 01:06
Avapilt
Sisu

A pesar de la fresca climatología los vencejos regresaron a finales de la semana  pasada. Esto debe significar que, definitivamente, llega el buen tiempo ya que los vencejos obtienen su alimento exclusivamente capturando insectos en el aire. Parece que ahora hay suficientes insectos, ya que, de otro modo, estas aves migratorias habrían retrasado su vuelta.

Mama corzo se acercó a curiosear la cámara. El tamaño del vientre es clara señal que le queda poco tiempo para el parto. Las hembras dejan profundas huellas que demuestran su exceso de peso.

Por este lugar ya no han venido más los corzos por lo que se ha elegido un nuevo sitio. Desde este  claro se mueve el ganado, entre el campo de colza y los arbustos. Había grandes esperanzas en capturar imágenes de los animales pero la cámara sólo pudo grabar este fragmento. Precisamente, esperó delante de la cámara, cuyo cable de unión con la batería había sido desconectado por alguien. No se ha podido saber quién fue capaz de realizar tal fechoría. El cable fue de nuevo conectado y asegurado “a prueba de animales”.

toomingas
¡En esta imagen hay corzos! Dos corzos fueron vistos desde lejos y hubo un  intento de  acercarse a ellos pero rápidamente los animales desaparecieron entre los arbustos. Los cerezos alisos han sacado ya las hojas y ya no es posible ver a través de la vegetación. A los corzos les gusta esconderse entre la vegetación.
 

Este video fue grabado el año pasado en la madriguera del tejón durante la época de floración de los arbustos. En aquella ocasión pudimos observar una sorprendente imagen, en la que los corzos comieron sólo anémona de bosque (Anemone  nemorosa). Los corzos tienen un curioso menú. La anémona de bosque es una planta venenosa y  otros animales, de acuerdo con las fuentes escritas, no la consumen. 

salu-lehelind
La época de floración de los sauces toca a su fin. El mosquitero musical es ese pájaro que se mueve entre las inflorescencias buscando ávidamente insectos. En la imagen aparece un macho que, de vez en cuando, lanza un canto similar al pinzón vulgar aunque más suave.