La semana en el bosque. Última semana de julio

Enviado por Looduskalender el Mié, 03/08/2016 - 22:30
Sisu

Un corzo visitó la madriguera de los tejones para comer setas.

 

Desde la instalación de la cámara a finales del pasado año, los corzos han visitado la madriguera de los tejones dos veces. Ambas ocasiones han producido  asombro y originado varias cuestiones. 

A principios de la primavera, cuando todavía el suelo del bosque estaba casi totalmente cubierto de nieve,  aparecieron delante de la cámara dos corzos. Comieron sólo Anémona de bosque (Anemone nemorosa), que crecía abundantemente por todos los lados. Otras plantas ni las probaron. Lo curioso es que la Anémona de bosque es una planta tóxica, que produce en las personas que lo ingieren un grave envenenamiento que puede ocasionar la muerte. Según los datos conocidos también es tóxica par otros animales. 

Ahora la segunda sorpresa. Otro corzo estuvo a la entrada de la madriguera husmeando todo durante un par de minutos, hasta que el olfato le dirigió sólo hacia unas setas. A principios del verano, los tejones habían acumulado  la tierra que extraían de las galerías delante de la entrada formando un montículo de unos veinte centímetros. Ya de por si es interesante cómo, en esa tierra recién extraída del interior de la madriguera y removida, han crecido setas, en concreto de la especie Paxilo enrollado ( Paxillus involutus). Y precisamente esas setas son las que atrajeron a nuestro invitado delante de la cámara. El corzo mordisqueó con placer las setas. Como experto recolector de setas, eligió las setas más jóvenes y sanas. 

Del mismo modo que la Anémona de bosque, tampoco son adecuados para la alimentación humana los Paxilos enrollados. El envenenamiento se manifiesta rápidamente, poco después de la ingestión. Desgraciadamente ha sucedido y sucede que la ignorancia y el desconocimiento lleva a que aparezcan esos Paxilos en la sartén. El veneno penetra en el cuerpo y no se elimina. Ocasiona que los glóbulos rojos se pegan unos a otros y pierden su capacidad de transportar el oxígeno. Ingerir Paxilo enrollado puede ocasionar, más pronto más tarde, la muerte.

Poner en remojo o hervir no elimina las sustancias tóxicas del Paxilo. 

No se sabe que efectos produce el Paxilo enrollado en el caso de los corzos.